Limitaciones con una prótesis de cadera

Si estás operado de una prótesis o necesitas operarte, es importante que conozcas las limitaciones con una prótesis de cadera. Según la universidad de Washington, la gran mayoría de los pacientes operados de una prótesis de cadera se reincorporan al trabajo sin dificultad, logran una vida sexual normal y continúan sus actividades diarias sin mayores limitaciones.

¿Como es la vida con una prótesis de cadera?

Cada persona y cada recuperación de prótesis de cadera es diferente, por lo que es difícil predecir si habrá restricciones permanentes después de una operación de artroplastia de cadera para una persona concreta.

Después de someterte a una artroplastia de cadera, es probable que necesites la asistencia de un enfermero o enfermera especializada así como ayuda para moverte, como un andador, un bastón o muletas.

Además, es fundamental evitar las caídas después de una operación de prótesis de cadera. Para tal fin, procura preparar tu casa con antelación retirando cualquier objeto que pueda suponer un peligro (como alfombras u objetos resbaladizos) y deja un espacio amplio para poder caminar por todas partes.

Gestos y movimientos que debes evitar con una prótesis

Tu médico te indicará las precauciones específicas en función del tipo de prótesis y del abordaje quirúrgico que se haya realizado.

En términos generales, durante los tres primeros meses tras la operación de prótesis de cadera, se deben tener en cuenta las siguientes limitaciones:

  • En el lado operado: no levantes la rodilla por encima de la altura de la cadera.
  • No te inclines hacia delante más de 90°.
  • Evita las sillas, taburetes y sofás bajos.
  • Evita los asientos blandos que supongan inclinarte hacia delante.
  • No cruces la pierna ni la gires de forma pronunciada hacia fuera.

Es sobre todo durante las 12 primeras semanas cuando deberás evitar toda actividad laboral que implique los movimientos anteriormente mencionados.

¿Se puede trabajar con una prótesis de cadera?

Si tu trabajo es principalmente sedentario, es decir, estás sentado frente a un escritorio o un ordenador la mayor parte del día, podrás volver a trabajar al cabo de un mes. En aquellos trabajos en los que se precisa una alta demanda física, generalmente se necesitan al menos tres meses para reanudar tus actividades de forma completa.

Consulta a tu traumatólogo si tienes dudas sobre qué actividades o movimientos concretos deberás evitar durante el trabajo más allá de los aquí mencionados.

limitaciones con prótesis de cadera

Limitaciones laborales con una prótesis de cadera

Algunos implantes de cadera también tienen un mayor riesgo de dislocación de la prótesis, por lo que se deben evitar aquellas actividades que impliquen flexionar agresivamente la articulación de la cadera (especialmente a más de 90 grados).

En aquellos trabajos en los que es imprescindible conducir un coche, es seguro reanudar la conducción cuando ya no se toman analgésicos potentes y cuando la fuerza y los reflejos han vuelto al estado previo a la cirugía.

¿Quieres saber más? En esta entrada te explicamos cuándo puedes volver a conducir después de una prótesis de cadera.

Puedo hacer deporte con una prótesis de cadera

Siempre y cuando obtengas la aprobación de tu médico, y teniendo en cuenta la evolución del paciente a lo largo de la recuperación, a las 12 semanas de la cirugía se puede reanudar la práctica deportiva.

hacer deporte con una prótesis de cadera

A la hora de hacer deporte con una prótesis de cadera, es recomendable evitar los deportes de impacto (correr, saltar, jugar al fútbol…) y aquellos que aumenten el riesgo de caídas.

¿Qué deportes puedo hacer con una prótesis de cadera?

Idealmente se deben priorizar todas aquellas actividades de baja energía como por ejemplo:

  • Pádel.
  • Golf.
  • Natación.
  • Senderismo.
  • Ciclismo.

Bibliografía:

  • WALKER, Jennie A. Total hip replacement: improving patients’ quality of life. Nursing Standard (through 2013), 2010, vol. 24, no 23, p. 51.
  • BUTLER, Gordon S., et al. Prehospital education: effectiveness with total hip replacement surgery patients. Patient Education and Counseling, 1996, vol. 29, no 2, p. 189-197.
  • HUANG, Tzu‐Ting, et al. The effects of the empowerment education program in older adults with total hip replacement surgery. Journal of advanced nursing, 2017, vol. 73, no 8, p. 1848-1861.
  • MCDONALD, Steve, et al. Preoperative education for hip or knee replacement. Cochrane database of systematic reviews, 2014, no 5.

Deja un comentario