Infiltración de ácido hialurónico en la rodilla

¿Sabías que nuestro cuerpo produce de forma natural ácido hialurónico para ayudar a lubricar y amortiguar nuestras articulaciones? A pesar de tener un diseño «casi perfecto», a medida que envejecemos, la producción de ácido hialurónico se reduce considerablemente. Una infiltración de ácido hialurónico en la rodilla otorga de forma externa un aporte extra de lubricación para nuestras articulaciones.

Estos tratamientos son especialmente beneficiosos cuando los analgésicos y otros tratamientos menos invasivos no son eficaces. En personas con artrosis de rodilla o condropatía, la infiltración busca cumplir estos objetivos:

  • Reducir el dolor de la articulación.
  • Mejorar la movilidad gracias al efecto lubricante de la viscosuplementación.

Efectos secundarios de una infiltración de ácido hialurónico en la rodilla

Después de recibir una inyección de ácido hialurónico es normal que notes dolor e hinchazón de rodilla de carácter temporal. Estos signos y síntomas entran dentro de la normalidad después de un procedimiento de estas características.

Generalmente, se aconseja un periodo de 24 a 48 horas de reposo inmediatamente posteriores a la viscosuplementación con ácido hialurónico. Evitar de forma temporal la sobrecarga de la articulación ayudará a reducir el dolor de rodilla y evita que el medicamento se difunda fuera de la cápsula articular de la rodilla.

Hay descritos escasos efectos secundarios de una infiltración de ácido hialurónico; entre los más graves se encuentra la artritis séptica de rodilla o hematomas post procedimentales.

¿Qué no puedo hacer después de una inyección con ácido hialurónico? Durante este periodo se recomienda evitar correr, transportar peso o realizar actividades de alto impacto.

Marcas de ácido hialurónico para la rodilla

Las principales marcas de ácido hialurónico y sus precios que se pueden conseguir actualmente de venta en farmacia o distribuidores autorizados son:

  • Synvisc One 6ml (precio de venta 150-200 euros)
  • Durolane 60 mg /3ml (precio de venta oscila entre 150-250 euros)
  • Suplasyn 1-Shot 60mg/6ml (precio medio 130 euros)
  • Hyalone 60 mg/4 ml (precio medio 170 euros)

Las infiltraciones en traumatología se utilizan para tratar numerosas patologías y dolencias, desde tendinitis hasta grados severos de artrosis. ¿Cuánto tiempo tarda en hacer efecto una infiltración con corticoide y/o ácido hialurónico?

La inyección de ácido hialurónico se aplica de la misma manera sin importar su marca. En primer lugar, el médico limpiará el punto de punción de forma minuciosa. Si la rodilla está hinchada y presenta un exceso de líquido (derrame articular), el traumatólogo introducirá una aguja en la articulación para retirar el exceso de líquido en caso de ser necesario. Finalmente, tu médico infiltrará el ácido hialurónico en la articulación de la rodilla. A este procedimiento se le puede asociar de forma paralela una infiltración de corticoide.

infiltración de ácido hialurónico en la rodilla

¿Qué ácido hialurónico es mejor para la rodilla?

No existe en la actualidad una marca de ácido hialurónico superior a las demás y que ofrezca mayores beneficios clínicos o funcionales para tu rodilla.

¿Cuánto cuesta una infiltración de ácido hialurónico en la rodilla?

El coste de un tratamiento con ácido hialurónico para pacientes con condropatía o artrosis de rodilla puede ascender a los 250 euros. Dependiendo de la marca de ácido hialurónico y el lugar de venta (farmacia, proveedor, centro médico…) el precio puede incrementar.

¿Están cubiertas por la seguridad social las infiltraciones con ácido hialurónico?

La mayoría de hospitales públicos del territorio nacional no realizan infiltraciones con ácido hialurónico al no estar financiado por la seguridad social.

Cuidados después de una infiltración de rodilla con ácido hialurónico

Tras la infiltración es aconsejable que protejas la zona de punción durante 48 a 72 horas. Ayudarás a disminuir el dolor e inflamación aplicando hielo sobre la rodilla en periodos no superiores a 20 minutos, unas 3 a 4 veces al día.

Además, es recomendable mantener la extremidad elevada si presentas problemas de coagulación. Salvo contraindicación médica, es seguro tomar analgésicos como el paracetamol o el ibuprofeno.

¿Cuándo puedo ducharme después de una inyección en la rodilla? No se bañe ni moje la zona de punción durante las primeras 24 horas; mantenga el apósito limpio y seco. Podrá ducharse al día siguiente. Una vez tomado el baño, limpie con cuidado la zona y aplique un desinfectante tópico (por ejemplo, betadine).

Tiempo de reposo después de una infiltración de ácido hialurónico

Después de una inyección con ácido hialurónico, no debe realizar actividades físicas de alto impacto o permanecer largos periodos de pie durante los dos primeros días. Deberías poder reanudar tus actividades con normalidad a las 48-72 horas de la infiltración.


Bibliografía:

  • CUESTA, Juan Antonio Castellano; TORRES, A. Pérez. Evidencia de la eficacia del ácido hialurónico intraarticular en el tratamiento de la artrosis de rodilla. Revista de la SVR: Sociedad Valenciana de Reumatología, 2007, vol. 2, no 2, p. 61-62.
  • ALONSO-CARRO, G.; VILLANUEVA-BLAYA, P. Aplicaciones clínicas y efectos terapéuticos de la viscosuplementación en la artrosis de rodilla. Rev Ortop Traumatol, 2002, vol. 5, p. 458-464.
  • WEN, Dennis Y. Intra-articular hyaluronic acid injections for knee osteoarthritis. American family physician, 2000, vol. 62, no 3, p. 565.
  • AYHAN, Egemen; KESMEZACAR, Hayrettin; AKGUN, Isik. Intraarticular injections (corticosteroid, hyaluronic acid, platelet rich plasma) for the knee osteoarthritis. World journal of orthopedics, 2014, vol. 5, no 3, p. 351.
  • DI MARTINO, Alessandro, et al. Platelet-rich plasma versus hyaluronic acid injections for the treatment of knee osteoarthritis: results at 5 years of a double-blind, randomized controlled trial. The American Journal of Sports Medicine, 2019, vol. 47, no 2, p. 347-354.
  • AGGARWAL, Anita; SEMPOWSKI, Ian P. Hyaluronic acid injections for knee osteoarthritis. Systematic review of the literature. Canadian Family Physician, 2004, vol. 50, no 2, p. 249-256.

Deja un comentario