Educación en Traumatología y Ortopedia

tendinitis hombro traumatopedia

Tendinitis del supraespinoso – Hombro doloroso

La tendinitis del supraespinoso es a día de hoy la causa más frecuente de hombro doloroso. Suele ser secundaria a cambios degenerativos en personas de cierta edad. El dolor al levantar el brazo separándolo del cuerpo junto con aumento de  dolor al dormir ayudan a orientar el diagnóstico.

Sobre el hombro y los músculos que lo estabilizan:

El hombro debe su estabilidad a los músculos que conforman el llamado «manguito de los rotadores«. Cuatro músculos que se distribuyen alrededor de la articulación y movilizan el hombro. De estos cuatro músculos, el supraespinoso realiza un movimiento de abducción del hombro, en otras palabras: ayuda a levantar el brazo y separarlo del cuerpo.

El tendón del supraespinoso frecuentemente se encuentra comprometido en su paso por debajo del acromion (apófisis o saliente del omóplato -escápula-). Cualquier fricción entre el tendón y el acromion es reducida por la bursa subacromial, que en situaciones de daño puede inflamarse, romperse y generar una reacción inflamatoria a este nivel, bursitis subacromial.

Tendinitis supraespinoso

Cuáles son las causas de tendinitis del supraespinoso

La articulación del hombro junto con las estructuras que lo forman, es propensa a sufrir tendinitis por varias razones:

  • El hombro es una articulación sometida a una gran carga de movimiento constante.
  • El espacio en que se movilizan músculos y tendones están restringidos por el arco coracoacromial que los recubre. Esto favorece el roce en movimientos extremos de la articulación.
  • El suministro de sangre en este punto no siempre es óptimo, por lo que la curación de los microtraumatismos se puede ver retrasada.
  • En algunos pacientes, se suma la presencia de depósitos de calcio favorecidos por la inflamación persistente.
  • En ocasiones la tendinitis de la unidad musculotendinosa del hombro  coexiste con la bursitis de las bolsas de la articulación del hombro, generando dolor adicional junto con limitación y dificultad para el movimiento.

Resumiendo: Con el paso de los años sobre todo en personas ancianas fruto de la actividad normal diaria o en jóvenes y deportistas con ejercicio intenso, el tendón supraespinoso se ve sometido a microtraumatismos. Estos microtraumatismos de repetición se dan sobre todo al levantar los brazos por encima de la cabeza. Este daño acaba generando pequeños desgarros en el músculo. El área que más frecuentemente se ve afectada posee una menor vascularización, factor que junto con la inflamación local, favorece el depósito de pequeñas partículas de calcio.

Signos y síntomas de tendinitis del supraespinoso:

El dolor es característico en pacientes con edades comprendidas entre 40 y 6o años y sobre todo a raíz de un ejercicio excesivo que provoque elevar el brazo por encima de la cabeza. La localización del dolor en el hombro es de predominio lateral y puede llegar a irradiarse alcanzando en algunos casos la mano. El dolor de la tendinitis del supraespinoso típicamente aumenta por la noche, impidiendo dormir y la realización de determinados movimientos como levantar el brazo.

En la exploración física se constata dolor que se intensifica con la abducción entre 60º y 120º (arco doloroso) donde el tendón choca con el techo acromial.

Cómo se diagnostica la tendinitis del supraespinoso y la «relativa» importancia de la radiografía simple:

El diagnóstico del hombro doloroso se realiza fundamentalmente a través de la exploración física. La radiografía simple de hombro puede estar indicada en casos de dolor de hombro, teniendo en cuenta el origen del dolor y la exploración física. En fase aguda de la enfermedad los más probable es no ver cambios en una radiografía simple. Durante las fases posteriores el tendón se edematiza, pudiendo existir agrupación y formación de partículas de calcio que en casos concretos pueden ser vistas como calcificaciones en la radiografía de hombro (aproximadamente en un 7% de personas).

Radiografía calcificacion supraespinoso

La ecografía nos ayudará para diferenciar las distintas causas de tendinitis: calcificante, por ruptura o desgarro etc.

Será la resonancia magnética (RMN) quién nos dará el diagnóstico de certeza de tendinitis del supraespinoso en última instancia y en casos de duda.

Sobre el tratamiento de la tendinitis del supraespinoso y el hombro doloroso. ¿Cuándo están indicadas las infiltraciones?:

El tratamiento inicial del dolor y la dificultad de movimiento asociada a la tendinitis supraespinosa deben incluir una combinación de fármacos antiinflamatorios, analgésicos y terapia física.

Durante la fase inflamatoria aguda, se recomienda la inmovilización temporal del hombro mediante cabestrillo. La aplicación de frío local con bolsas de hielo cada veinte minutos con descansos de 2 horas, ayuda a reducir la inflamación. Pasada la fase aguda, el calor local también puede ser beneficioso. Para los pacientes que no responden a estas opciones de tratamiento, la infiltración (inyección) de corticoide junto con anestésico local resuelve los síntomas en un elevado porcentaje de casos.

💡Tip: En caso de mucho dolor en el hombro por la noche, algunos autores recomiendan colocar un cojín o almohada debajo del hombro doloroso, colocando el brazo separado del cuerpo a 45º.

Ejercicios y rehabilitación de la tendinitis del supraespinoso:

La terapia física con ejercicios y rehabilitación en la tendinitis hace referencia a la práctica de ejercicios suaves pasada la fase aguda. La realización de ejercicio intenso debe evitarse con el fín de no agravar los síntomas.

Leave a Comment

(0 Comentarios)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *