Educación en Traumatología y Ortopedia

trocanteritis - bursitis de cadera

Trocanteritis – Síntomas, diagnóstico y tratamiento

La trocanteritis o bursitis de la cadera supone la inflamación de la bursa de la región trocantérea (porción proximal del fémur). Para entender que supone la inflamación de una bursa, hay que comenzar explicando que las bursas son pequeños sacos gelatinosos distribuidos por todo el cuerpo (hombro, rodilla, codo…) y que a grandes rasgos, actúan como cojines evitando el roce de músculos y tendones con los huesos.

La inflamación de la bursa de la cadera puede darse por múltiples factores. Hasta el momento se han reconocido algunos como: movimientos repetitivos de cadera, traumatismos (golpes o presión prolongada), infecciones, correr grandes distancias, andar en bicicleta, subir escaleras, estar de pie durante largos periodos de tiempo, enfermedades de la columna vertebral, cirugías previas, dismetrías, depósitos de calcio etc.

anatomia trocanteritis-bursitis

Cómo se diagnostica una trocanteritis:

El diagnóstico de trocanteritis o bursitis de la cadera es un diagnóstico fundamentalmente clínico y basado en la exploración física. Habitualmente los pacientes refieren dolor en la cara lateral del muslo y cadera, que aumenta al caminar y que puede irradiarse a lo largo de las piernas (lo que se conoce como Pseudo-radiculopatía). Por los hallazgos anteriores, con frecuencia estos enfermos son diagnosticados erróneamente de lumbociática.

La anamnesis (entrevista clínica) suele ser característica: Frecuentemente el paciente explica que no puede dormir de lado por dolor en la cara lateral del muslo sobre el que se apoya. Palpando la región del trocánter (saliente óseo del fémur), explorando las rotaciones de cadera y movimientos de aducción y abducción se puede llegar a un diagnóstico de sospecha.

También se puede recurrir a pruebas de imagen como la radiografía para trocanteritis; que pese a ser una herramienta inespecífica, es de utilidad a la hora de buscar microcalcificaciones o irregularidades femorales.

radiografia trocanteritis

Opciones de tratamiento en las trocanteritis:

Cuando hablamos del tratamiento de la bursitis de cadera; el tratamiento no quirúrgico suele ser suficiente. La mayoría de personas notan como el dolor de cadera disminuye con las siguientes medidas:

  • Modificación de la actividad que favorece los síntomas.
  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINEs): Fármacos como el Ibuprofeno ayudan a aliviar el dolor y controlar la inflamación de la bursa.
  • Ejercicios de fisioterapia y rehabilitación: Ejercicios reglados y dirigidos por un profesional, ayudan a aumentar la fuerza de los músculos y la flexibilidad de la cadera. Se han logrado excelentes resultados combinando la rehabilitación con terapia manual (masajes), técnicas frio-calor y ultrasonidos.
  • Inyecciones con corticoides: En entradas posteriores hablábamos de los beneficios e indicaciones de las infiltraciones con corticoides en traumatología. La inyección de corticoides junto con anestésico local en bursitis de cadera ayudan a disminuir la inflamación y al alivio de síntomas.

Trocanteritis o bursitis de cadera y las infiltraciones:

Numerosas publicaciones científicas apoyan el uso de infiltraciones con corticoides en la cadera. En el último estudio abierto realizado por la Clíníca Mayo, el 60% de los enfermos mejoró de forma significativa desde la primera infiltración.

Técnica de infiltración:

  • El paciente se coloca en decúbito lateral sobre la cadera no dolorosa. Será de gran ayuda el reconocimiento previo y marcaje del trocánter mayor o zona de mayor dolor con la cadera en semiflexión.
  • Previo a la infiltración y con óptimas medidas de asepsia, se limpia con povidona yodada o clorhexidina la región a infiltrar.
  • La punción se realizará con una aguja intramuscular introduciendola perpendicular a la superficie cutánea hasta contactar con la superficie ósea y extrayéndose posteriormente unos milímetros.
  • Previa aspiración, se introduce el 50% de la solución de corticoide y anestésico y el otro 50% en abanico alrededor del punto de punción inicial retirando y reintroduciendo la aguja para evitar la rotura de fibras musculares o tendinosas.

Infiltración bursitis cadera AAOS

La mayoría de pacientes experimentarán una clara mejoría desde la primera infiltración. En ocasiones, pueden ser necesarias hasta un máximo de 3 infiltraciones espaciadas en el tiempo para la completa resolución de síntomas.

En el video que adjuntamos se explica de manera excepcional cómo realizar una infiltración de trocanteritis de la mano de mirandatrauma.

Ejercicios de rehabilitación en bursitis de cadera o trocanteritis:

De cara a favorecer una mejor recuperación en combinación con antiinflamatorios y para la futura prevención de episodios de trocanteritis, los ejercicios y estiramientos de bursitis de cadera son de especial utilidad.

 

ejercicios bursitis cadera- trocanteritis

 

Leave a Comment

(0 Comentarios)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *