Educación en Traumatología y Ortopedia

fractura de cadera anciano traumatología

Entendiendo las fractura de cadera y su tratamiento

En España se producen anualmente más de 30.000 fracturas de cadera, un problema que aumenta a partir de los 65 años. Por norma general son más frecuentes en mujeres (osteoporosis) y su incidencia aumenta con la edad (debilidad muscular, dificultad de la marcha, déficit visual, nivel de dependencia, etc.). La causa principal es la caída accidental, pese a que en ocasiones puede producirse sin que exista traumatismo. Posiblemente, la pérdida de masa ósea (osteoporosis) debida a la edad es el factor más importante.

¿Cómo se hace el diagnóstico de fractura de cadera?

Lo normal es que el contexto (anciano que sufre una caída casual) acompañado de dolor en la ingle, no poder caminar, y la presencia de acortamiento y rotación externa de la pierna, nos hagan sospechar este tipo de fracturas. 

Para un diagnóstico de seguridad la radiología en proyecciones anteroposterior de pelvis y axial de la cadera afecta suelen bastar. En caso de duda, se puede optar por la realización de una TAC.

Tipos fractura de cadera ancianos
Tipos de fractura de cadera.

¿Cuál es el tratamiento de la fractura de cadera?

Operar las fracturas de cuánto antes mejor.

  • Tratamiento ortopédico o conservador: Indicado exclusivamente en personas con elevado riesgo quirúrgico.
  • Tratamiento quirúrgico: Está indicado prácticamente en la totalidad de fracturas de cadera. La cirugía pretende la movilización precoz de la cadera fracturada.

Una vez hecho el diagnóstico, se realizará una valoración clínica completa por parte del médico internista y del anestesiólogo. El retraso de la cirugía se relaciona con un aumento de la mortalidad intrahospitalaria. Durante el ingreso y de carácter general, se optará por las siguientes medidas:

  1. Analgesia o mediación para controlar el dolor.
  2. Tracción cutánea: Colocación de peso en función de las características del paciente, con el fin de reducir el dolor y evitar el acortamiento de la extremidad.
  3. Profilaxis antitrombótica: Todos los pacientes recibirán tratamiento con heparina de bajo peso molecular.
  4. Profilaxis antibiótica para evitar infecciones: Se realizará previo a la anestesia y 3 dosis posteriores a la cirugía.
  5. Necesidad de transfusión: Aproximadamente el 55% de los pacientes es transfundido (recibe sangre) en el perioperatorio.
  6. Movilización y rehabilitación posteriores a la cirugía de cadera: Es importante incentivar la movilización precoz tras la cirugía en general a partir de las 48 horas. Siempre en función del tratamiento realizado.

Es importante seguir las recomendaciones del médico y del personal de enfermería. Es prioritario evitar complicaciones como neumonías, embolias pulmonares, infecciones, etc.

Leave a Comment

(0 Comentarios)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *