Educación en Traumatología y Ortopedia

Dedo en martillo o en garra – Tratamiento

La presencia de pérdida de extensión terminal de la articulación interfalángica distal del dedo, comúnmente conocida como dedo en martillo, en garra o del jugador de béisbol, es una entidad frecuente en nuestro medio. Generalmente, los dedos en martillo pueden aparecer tras traumatismos (golpes) mínimos, como al ajustar las sábanas al hacer la cama o en circunstancias que ni siquiera recuerde. La causa más frecuente del dedo en martillo o «mallet finger» es la rotura del mecanismo extensor del dedo.

Dedo en martillo o garra

Cuando una persona presenta la parte más distal del dedo caída y no puede extenderlo (estirarlo) de manera activa o voluntaria, pero sí de manera pasiva (conserva el movimiento si lo realiza el examinador), está indicada la realización de una radiografía para determinar si existe fractura asociada.

Tratamiento del dedo en martillo o en garra:

Generalmente se opta por tratamiento conservador (no quirúrgico) en aquellos pacientes con traumatismo cerrado y lesión tendinosa aislada o avulsión (arrancamiento óseo) de pequeño tamaño.

El médico le recomendará la inmovilización del dedo que no puede estirar completamente con una férula metálica en extensión durante 6-8 semanas, seguidas de 4 semanas de férula de uso exclusivo nocturno (existe la opción de comprar en ortopedias una férula de stack – imagen inferior). El paciente no debe retirarse la férula para la ducha ni ninguna otra actividad, pero puede cambiarla con precaución para el cuidado de la piel, siempre que la articulación se mantenga en extensión.

Una vez iniciado el tratamiento del dedo en martillo, el paciente puede reincorporarse a su actividad diaria normal llevando la férula (metálica o de stack) en todo momento. Aquellos casos con casos con arrancamiento óseo de gran tamaño o lesiones abiertas pueden requerir tratamiento quirúrgico.

En cuanto al tratamiento rehabilitador del dedo en martillo, los ejercicios suaves de flexión de la articulación interfalángica distal se iniciarán a las 8 semanas (siempre en función de la recomendación de su médico), momento en que se utilizará la férula únicamente por a noche.

Frases habituales de búsqueda: «No se extiende el dedo del todo», «El dedo no se estira», «mi dedo no lo puedo doblar».

Fuentes consultadas:

  • BUDD, Ralph C., et al. Kelley: tratado de reumatología. Elsevier, 2006.
  • SOLARI, G. Dedo en martillo.

 

Leave a Comment

(0 Comentarios)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *